top of page
  • Foto del escritorMarta Cuba

Camino




Por mucho que la inteligencia afirme las verdades metafísicas y escatológicas, la

imaginación —o el subconsciente— sigue creyendo firmemente en el mundo, no en

Dios ni en el más allá; todo hombre es a priori hipócrita. La vía es precisamente el paso

de la hipocresía natural a la sinceridad espiritual.



Amar a Dios no es cultivar un sentimiento —es decir, algo de lo que gozamos sin

saber si Dios goza de ello—, sino que es eliminar del alma lo que impide a Dios entrar

en ella.



Frithjof Schuon

0 visualizaciones

Comentários


bottom of page